Cuando se nos acaban las pilas…

En la adolescencia la motivación no es un factor determinante, la cultura universitaria, el sueño de profesionalización y alcanzar empleos lucrativos que nos permitan alcanzar ciertos lujos y placeres es suficiente como para mantenernos en las aulas de clase, disciplinados y con buenas calificaciones, pero con el paso de los años, el ingreso a la universidad, trasnochos, un cambio de carrera (en mi caso), una nueva ciudad, nuevos amigos, tesis de grado, conseguir el tan deseado título universitario más un empleo de tiempo completo ejerciéndolo, puede dejarnos agotados y con  nuestra motivación en sus niveles más bajos.

Siendo estudiantes tenemos metas muy claras y una estrategia simple; estudiar mucho hasta que nos graduemos y luego trabajar mucho hasta que alcancemos ese concepto que no tenemos 100% claro llamado ÉXITO, sin embargo el salto de la vida universitaria al mundo laboral incluye factores agregados que no hacen efectiva nuestra estrategia (un pésimo salario de novata, inflación de 68%, escasez de 30%, pagar tu propio seguro médico, etc.) entonces nos empezamos a cuestionar: si todo salió como planee ¿Por qué mis sueños se ven tan lejos? ¿He tomado el camino correcto? Allí es cuando nuestro amigos del coaching  entran al rescate. Alfonso Alcántara asesor en empleo, director de RRHH, consultor de talento y negocio digital nos dice “La motivación no es tener ánimo, la motivación no depende de lo que pensamos o sentimos. Muchas veces tenemos a sobre valorar nuestras emociones y pensamientos en nuestra motivación”. En esta gran etapa de cambios es normal tener ciertos pensamientos negativos, pero ¿qué podemos hacer?

11

Siempre recuerda tu motivo: ese sueño, ese deseo que quieres hacer realidad; un objetivo claro te mantiene centrado, y es la razón por la cual luchar contra las adversidades

Aprende a aceptar los cambios: no te aferres  a ideas autoimpuestas Darwin decía “de las especies no sobrevive el más fuerte, ni el más inteligente si no el que se adapta al cambio”. Acepta tu nueva situación y condición (acéptalo, lo que ganas en tu trabajo no alcanza para comprar un auto), lo más difícil del cambio es la resistencia que te autoimpones, cuando aceptes el nuevo entorno y aprendas a reconocerlo podrás crear nuevas reglas para desenvolverte en él

Y por ultimo cambia de estrategia: La estrategia es algo que solo tú sabes planificar ya que nadie te conoce mejor que tú mismo. Define tu propio camino y tus propios medios para transitarlos, este es el momento de explotar tu creatividad

Dani.M Dani.M

Anuncios

3 comentarios en “Cuando se nos acaban las pilas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s